Circuito cerrado de televisión.

Los sistemas de CCTV son idóneos para la seguridad en grandes espacios abiertos y accesos a recintos en el que concurren amplio numero de recursos, así como una medida irrefutable para controlar los exteriores de nuestra vivienda.

Existen diferentes tipos de cámaras para cubrir las necesidades de cada cliente, desde minidomos pequeños y estéticos a cámaras de leds para visión nocturna, cámaras con movimiento y control de zoom para cubrir grandes distancias y cámaras convencionales.

En los sistemas de CCTV, cabe destacar el gran impacto que tienen las cámaras IP, debido a la velocidad de transmisión y la practica instalación que requiere en oficinas ya operativas que disponen de diferentes switches repartidos por todo el habitáculo.

Es aconsejable que todos los sistemas de CCTV dispongan de grabación digital para el almacenamiento de las imágenes en caso de precisar las mismas ante algún percance.

Equipos que nos permiten demostrar la autenticidad de las imágenes a través de lo denominado “marca de agua” y tengan un valor legal a efectos judiciales.

Volver